Las piedras de plastilina

Páginas: 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16

10. Epílogo: Dos puntos de vista

10.1. ¿Prefabricaban los incas sus construcciones?

“¿Cómo conseguían los incas que gigantescos bloques de piedra, de formas

diferentes, encajaran en sus ciclópeos muros con una precisión absoluta?

Intentamos dar luz a este misterio.”

Por: Cristobal Boada

Revista Enigmas (Barcelona) núm. 64

Publicado el 01/02/2002

“Cada uno de estos muros ha sido construido y montado por una sola persona –

de estatura y peso normal-, en tan sólo entre una y tres semanas, sin ayuda de

ningún otro elemento mecánico moderno más que una hormigonera. Asimismo,

para mover y encajar a la perfección estos enormes bloques -cuyo peso, en

algunos casos, ronda la tonelada- se han utilizado exclusivamente una palanca

y una palanqueta. Esto, que parece casi imposible, no lo es, aunque, eso sí,

tiene truco. Quizá el mismo que empleara la civilización lnca en su momento

para construir, de forma rápida y precisa, gran cantidad de muros formados

por piedras irregulares que encajan entre sí a la perfección, con el personal

mínimo y el mínimo esfuerzos, sin embargo, es un sistema tan sencillo que

cada uno lo puede reproducir en su propia casa.

Hace ya algún tiempo, en el contexto del amplio reportaje de lker Jiménez

Elizari titulado El último secreto de los incas (ver ENIGMAS año VI, Núm. 8),

Fernando Jiménez del Oso nos daba una solución a ese problema que tantos

quebraderos de cabeza ha causado a los estudiosos de esta cultura, en un

recuadro titulado El secreto de los muros Incas. Según él, el sistema que

utilizaron los incas para simplificar la construcción de sus muros consiste en

“hacer el labrado y el ajuste, no verticalmente, sino horizontalmente y sobre

rodillos”. Esta solución, que en principio parece tan sencilla pero que nunca se

le había ocurrido a nadie, ya había sido expuesta antes por el doctor, en 1988,

en la serie “El Imperio del Sol” sobre las culturas andinas.ón absoluta?

Intentamos dar luz a este misterio…

El hecho de que emplearan rodillos era algo nuevo para mí. Pero, tal vez ahí

esté la clave, porque -aunque por otros medios- también yo había llegado a la

conclusión de que los incas “prefabricaban” sus muros en horizontal.

10.1.1. La hipótesis de la “Piedra Blanda”

En primer lugar, partí de la idea preconcebida de que los incas ‘reblandecían’

las piedras de algún modo, si no en su totalidad, sí por lo menos

superficialmente. Las marcas dejadas -como de arañazos sobre el jabón blando

o sobre masa de pan- en la cara vista de muchas de las piedras que componen

las imponentes fortalezas de Sacsahuamán y Ollantaytambo, inducen a pensar

en algún método químico o térmico imprecisable, o una combinación de ambos,

si es que no se sirvieron de sistemas aún más sofisticados.

En Sacsahuamán, por ejemplo, observé en una piedra que estaba algo

separada de su vecina inmediata por el paso del tiempo (y seguramente

también por los terremotos) cómo el perfecto encaje se extendía, no sólo por

sus bordes más externos, sino en to- da la profundidad de¡ muro. Además, si

en una cara lateral presentaba una suave protuberancia, en la piedra contigua

se observaba un suave hueco que le complementaba a la perfección y permitía

el ajuste a la décima de milímetro. Esto descartaba el uso de una sierra o algo

cortante para producir tal separación. El perfecto encaje entre ambas piedras, a

pesar de las suaves ondulaciones, sólo se podría conseguir con rapidez si las

piedras hubiesen sido ablandadas previamente por algún desconocido método

y, entre piedra y piedra, a modo de separación, se hubiese insertado una

delgada lámina metálica.

Inevitablemente, cualquier abolladura de dicha lámina metálica habría

quedado reflejada en las piedras a ambos lados. Una vez endurecidas éstas,

esa lámina se retiraría dejando un hueco mínimo, de sólo unas décimas de

milímetro.

No obstante, a pesar de todos estos indicios, no está demostrado en absoluto

que los incas dispusieran realmente de un método que les permitiese

reblandecer las piedras. Aun así, he partido de ese postulado para hacer mis

experimentos y, como sucedáneo moderno de esa hipotética ‘piedra blanda” de

los Incas, he usado hormigón y mortero de ‘Portland’, convenientemente

coloreados. Pero, incluso aceptando esa hipótesis de la ‘piedra blanda’,

tampoco sirve de nada si no tenemos más información, en particular a lo

referente sobre las recortadas formas de las piedras.

Print Friendly, PDF & Email

3 Comments

  • · Edit

    Un misterio inexplicable, pero el artículo habla que los españoles usaron dinamita! Cuidado eso es un error pues la dinamita es un invento del siglo XX. Alfred Bernhard Nobel (Estocolmo, 21 de octubre de 1833-San Remo, 10 de diciembre de 1896) fue un químico, ingeniero, inventor y fabricante de armas sueco, famoso principalmente por la invención de la dinamita y por crear los premios que llevan su nombre.

    Reply

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Translate »
A %d blogueros les gusta esto: