El erotismo gráfico del antiguo Perú

Páginas: 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11

Por suerte se les pasó el dato… de los huacos –que de puro iconoclastas habrían acabado con ellos—; no los vieron ni cuadrados ni redondos .
Gracias a ello, la iconografía del antiguo Perú nos muestra el recorrido del arte como representación realista de la vida cotidiana, a la vez que nos lleva a un mundo donde magia y ritual se confunden; magia y ritual que fue el común denominador de un pueblo que temía y respetaba a la naturaleza, y consideraba el hecho de estar vivos como un regalo de los dioses .
Las representaciones eróticas encontradas en su cerámica no son, pues, pornografía como muchos pretenden atribuir, es simplemente el retrato vivido de algo tan natural como la existencia misma, por lo que en su cosmovisión consideraban a la fertilidad como algo sagrado, que algunas culturas del ande representaban incluso en sus templos cuyas singularidades –como por ejemplo, los falos erguidos de los que ya hemos hablado en el capítulo 4— han hecho pensar a los arqueólogos que todo esto parece responder a simbolismos, que sino a la necesidad de representar el quehacer sexual, o a rituales de la fertilidad, e incluso que tales ceramios pretenden mostrar acontecimientos o momentos de clímax en la vida de las personas retratadas, cuales fotografías de terracota, o eran el relato vivido, para la posteridad, de cómo eran sus costumbres ancestrales o contaban sus leyendas, que también personificaban en la forma de un huaco retrato o erótico con el mayor realismo .

8 . 1 . Extirpadores de idolatrías y otros diablos… vade retro

Y aquí pensamos en lo que hubiera pasado si este maravilloso arte precolombino no llega a nosotros… seguramente estaríamos tan lejos de conocer este mundo sorprendente ¿y si los extirpadores de idolatrías los hubieran encontrado… en manos de algún pobre plebeyo? ¿Qué hubiera pasado? ¿Cacería de brujas? No, eso no pasó, que si no fue por esto fue por otras cosas que no entran en esta historia; entonces, que sepamos, hasta ahora nadie ha dicho nada… aunque ahora muchos quieren callarse .
Y seguro que no pasó, pues, de lo contrario, al bueno de Torquemada se le hubiera quemado la sotana .

Pero parece que él tampoco se enteró y los huacos los tenemos aquí, y también todo el arte que nos habla de ese mundo perdido llamado Perú precolombino .

Aunque nos consta que hubo algunos en la época del Virreinato que sabían de los huacos, pero su astucia les hizo callar… “más sabe el diablo por viejo que por diablo…” Los viejos moches se guardaron el secreto hasta que los arqueólogos y los huaqueros hicieron su trabajo .

Sí, pues, en el viejo Perú –como en la antigua Grecia o en las mitologías nórdicas— “hasta los dioses coitean” –parece que don Artidoro Cáceres no estaba tan descaminado— .

Yo tampoco lo creo (permitidme la licencia) .

No es pornografía; es arqueología… o la más depurada expresión plástica del arte en el antiguo Perú y tal vez del mundo .

No es pornografía, pero ya hay sinvergüenzas que irresponsablemente han tratado y tratan de utilizarlos para vender o satisfacer su morbo, colocándolos incluso en páginas Web donde magnifican y resaltan exageradamente los bajos instintos que estos individuos, sujetos de rastrera moral, representan .

Los huacos retratos y los huacos eróticos –ambos, expresión exquisita de los alfareros del norte peruano— pertenecen al patrimonio cultural de la humanidad; son parte de aquel mundo desaparecido; ellos, las culturas peruanas, que desde la bruma del ayer nos piden les escuchemos .

La arqueología (y los huaqueros, para mala o buena suerte) los encontraron .
La arqueología no busca ruinas, busca gente… aunque de paso encuentra alguna que otra ruina, los pueblos donde vivió la gente, las casas donde nacieron sus hijos, los talleres de los anónimos artistas, los lugares donde lloraron a sus muertos, y allí quedó la historia, intensamente humana .
El arte erótico mochica –como el de otras culturas peruanas y americanas, y aún de Europa, Asia o África, que en todas partes se cuecen habas o pallares— se desarrolló dentro un espacio tiempo como expresión de la creatividad humana, bajo el influjo de una coyuntura social, política, económica y religiosa muy complejas que nos dejó la expresividad plástica de su cotidianeidad .
La cerámica erótica, al igual que los huacos retratos, eran una forma de comunicación intensamente humana, de emociones y gestos propios de aquellas gentes .
Todo esto; más nunca “pecado nefando” –al decir de un cronista de la Conquista española—, jamás morbo, muchísimo menos ese “sadomasoquismo” propio de nuestra “modernidad” .
Todo aquí tiene una lógica; el arte de los huacos retratos o eróticos tuvo una finalidad práctica o religiosa: rito, magia, sensaciones y representaciones de vivencias o estados de ánimo, alegría, tristeza, miedo, angustia, enfermedad, castigo, premio, dolor, placer .
Todas obras de arte fueron creadas precisamente para eso: para representar la humanidad de los hombres y mujeres, niños y ancianos, de los valles donde vivieron y, como tal, y para que perduraran para siempre, pasaron a formar parte de ajuares funerarios, depositados con delicadeza en las tumbas de los difuntos por sus seres queridos; los huacos terminaron acompañando los yertos despojos humanos en su viaje al mas allá .
Aquí, entonces, no hay nada de eso que algunos malintencionadamente llaman “pornografía” .
Esta es una palabreja que simplemente no encaja en el antiguo Perú y que no la inventaron ellos, los antiguos peruanos, sino la estupidez de nuestra “moderna civilización” occidental .
Esta “modernidad” donde el consumismo y el capitalismo salvajes empobrecen y hambrean a millones a cambio de la riqueza de unos pocos; que cosa peor que ese neoliberalismo inmoral y criminal, tanto peor que la pretendida “indecencia” de ese mágico erotismo del arte precolombino .
Esa sarta de tabúes que hemos inventados en nuestra supina ignorancia no estaban en los esquemas mentales de aquellas gentes; ellos tuvieron su propia forma de ver el mundo antiguo como nosotros la tenemos de nuestra locura “moderna”; ellos, entonces, fueron como fueron, y porque fueron así no les podemos dar la espalda; no podemos condenar el pasado sólo porque sus protagonistas pensaron diferente a nosotros, no podemos condenar el pasado sólo porque nosotros pensamos distinto a ellos; no podemos condenar el pasado sólo porque alguien de ese entonces fue diferente a nosotros…como nosotros lo somos de ese alguien anónimo que desde otros tiempos supo expresarse mejor que nosotros .

Ellos, nuestros ancestros, estuvieron aquí y tienen una enseñanza; rechazarlos significa rechazar una parte de nosotros .
La arqueología encontró a la gente de moche, como a la de allá, como a la de acullá; apareció la gente de los siglos perdidos, sino sus sombras, sus creaciones artísticas, los viejos huacos que quieren hablarnos; allí están, hombres y dioses de la arcilla, viviendo la eternidad de sus gestos, de sus gritos y cantos mudos, de sus miradas; la gente de la tierra vive en sus sueños de terracota; son los hombres y las mujeres de los valles, de los ríos, de las leyendas y de los sueños de bruma .
Los Mochicas no tenían una escritura como la concebimos, pero eran eximios dibujantes y mejores alfareros .
Y con ellos, otros pueblos del antiguo Perú pusieron su cuota de ingenio creativo .
Los Paracas crearon los tejidos más perfectos y coloridos de la América prehispánica; los pobladores de Nasca diseñaron la cerámica mas bella por sus colores; los hombres de Chavín tallaban la piedra con singular maestría; los artesanos chimú nos legaron joyas de técnica inigualable… Gracias a eso sabemos más de ellos que lo que nos hubiera contado una biblioteca entera .

Print Friendly, PDF & Email

One Comment

  • · Edit

    Hola muy interesante lo que corresponde a las representaciones gráficas sobre las ideas y prácticas sobre la sexualidad y el erotismo en el área del Perú. En México existen diversos invetigadores que abordan este tema en mesoamerica como Noemí Quezada. Valga comentar que existen algunas similitudes y muchas diferencias entre ambas regiones.

    Un gusto leer este texto.

    René

    Reply

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Translate »
A %d blogueros les gusta esto: