El erotismo gráfico del antiguo Perú

Páginas: 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11

Entonces, como corroborando lo señalado en el subcapítulo anterior (3 .1.), y no sin razón, nos preguntamos…¿por qué los peruanos de hoy insisten en negar su pasado lejano? ¿Qué nos hace no aceptar que muchas de nuestras costumbres provienen de las culturas que nos precedieron, incluyendo la inca, que adoptó muchas de sus formas de ser de otros pueblos? Esta negación, pues, ha sido el factor que ha conspirado contra el conocimiento de nuestras raíces, un mal que parece haber contagiado incluso a la arqueología peruana, en cierto grado, pues ésta no considera como evidencias ciertos aspectos o rasgos del comportamiento humano en las culturas pretéritas . “Creo sí –trata de explicar Fernández— que es importante señalar algunos aspectos del conocimiento del indígena peruano imbuido en su cultura . ” Tal como alude el doctor Fernández, con quien concuerdan otros autores como Porras Barrenechea y los cronistas de los siglos XVI y subsiguientes, ¿no sería lícito, entonces, preguntarnos, si no es casual que en el seno de nuestra sociedad peruana, sobre todo entre los estamentos más influyentes –en particular de los académicos y los “expertos”, que no parecen ver más allá de su ego, de sus escritorios y de sus títulos y grados universitarios, y de los esquemas mentales retrógrados de quienes manejan un sistema educativo oscurantista, alienante y descaradamente sesgado—, exista una negación solapada de nuestras raíces –tamizada por una suerte de indiferencia institucionalizada—, es más, que se pretenda pasar por alto –o, lo que en el argot peruano se dice, “echarle tierrita y olvidarse del asunto”— ciertos aspectos inherentes a las culturas precolombinas, a los usos y costumbres de sus gentes, las mismas que hemos heredado de alguna u otra forma, y que ahora son parte de nuestra forma de ser, incluyendo la sexualidad? Lo único cierto es que, pese a tal negación, algo de las culturas andinas precolombinas quedó impreso en nuestros genes, en nuestra propia idiosincrasia; de ellos, injustamente cualificados como “yndios”, al decir de los cronistas, hemos heredado o adoptado un bagaje cultural o racial que configura nuestro actual “modus vivendi” . Y de esto nada nos libra, ni siquiera la indiferencia académica que pretende negarla . Se trata de una realidad que nos ha sumergido en la ignorancia de nosotros mismos .

En otro acápite, el autor se refiere a esa ancestral costumbre que adoptaron los incas, el llamado “servinacuy” (ver capítulo 5 .
El servinacuy, matrimonio “de a mentiras”), que durante la colonia fue tan combatida por la Iglesia Católica, institución cuya desafortunada política “extirpadora”, en vez de erradicar esta práctica, lo que provocó fue un verdadero trauma social entre los pueblos andinos, al punto de generar una mezcla de repudio y aceptación solapadas .
La presión ejercida por los curas católicos se tradujo en la rebelde actitud de muchas comunidades de los Andes, donde todavía se insiste en practicar esta ancestral costumbre contra viento y marea, al extremo de perder su verdadero significado, convirtiéndose en un verdadero libertinaje sexual, cosa que no habrían permitido los incas .

Sobre este aspecto, debemos recordar que junto al “servinacuy” había otras costumbres también practicadas por incas, que también criticaron y persiguieron los españoles . Prácticas, como el “misqui”, el “tincunacuy”, el “tincunacuspa”, el “seriasi”, el “topacashca”, el “yachanacuy”, el “pantanacuy” o “pantanaco”, llamado también “matrimonio de prueba”, como el servinacuy (Nota 7) .
El deseo de erradicar estas costumbres fue tal que, cuenta Fernández, “el virrey Toledo, en 1575, promulgó unas ordenanzas al respecto contraviniendo la Cédula Real del 4 de Septiembre de 1560, que prohibía tener en los “monasterios cepos (ni en ninguna parte) para poner en ellos a los indios‚ indias que quieren, y aprisionan y azotan por lo que les parece y los trasquilan, que es un género de pena que se suele dar a los indios, lo cual ellos sienten mucho” .

He aquí unos párrafos de las ordenanzas VIII y XIV, del Virrey Toledo: …”Por cuanto hay costumbre entre los indios, casi generalmente, no casarse sin primero haberse conocido, tratado o conversado algún tiempo y hecho vida maridable entre sí .. .ordeno y mando que se procure, así por los sacerdotes, corregidores, caciques y alcaldes persuadir y quitar a dichos indios esa costumbre tan nociva y perniciosa…El indio cristiano que tuviese acceso con india infiel o estuviere amancebado con ella, por la primera vez, que lo trasquilen y den cien azotes; y por la segunda lo remitan preso con la información al Corregidor, para que lo castigue conforme a derecho…”

También prohibió al aborigen tener a su lado a “hermana suya”, ni cuñada, ni tía, ni primera hermana, ni manceba de su padre, siendo las tales de menos edad de cincuenta años abajo…que ninguna india moza, ni viuda sirva ni de beber a su hermano, ni cuñado, ni tío, ni primo, siendo de cincuenta años para abajo…” so pena de los cien azotes y trasquila y que sirvan dos años en los hospitales” .

Anecdóticamente no está demás señalar que en el “Runa Soncco”, periódico que editaba en Juliaca el pionero de la Salud Pública en el Perú, Manuel Núñez Butrón, están las participaciones o avisos en la Crónica Social en la que se comunicaba que fulano y zutana “entraron en servinacuy” o que lo terminaban o se casaban . Villavicencio (61) le dedica a esta costumbre interesantes páginas y la lucha estéril por erradicarla durante el virreinato .

Así el Concilio de Lima de 1582 lo condenó y dio disposiciones para terminar con esa costumbre que ahora la practican en gran proporción los habitantes del primer mundo, abierta, indiferente o solapadamente” .

3 .3 . Al encuentro del origen “perdido”

Dentro del contexto de las sociedades precolombinas peruanas, Fernández no tiene la menor duda sobre el origen preincaico de algunas costumbres sexuales posteriormente adoptadas por los incas y que después llegaron con muchos cambios hasta nosotros como comportamientos y actitudes . Y señala que en la cerámica preincaica están muchas de las respuestas acerca de dónde venían, quiénes eran, cómo eran y cómo vivían y morían, e incluso se puede saber la historia ignota de los hombres y mujeres de estos remotos tiempos . Este autor insiste, pues, en que las fuentes escritas de diversos autores nos pueden llevar hasta una pista, un camino que nos muestra aspectos desconocidos de nuestro pasado, y que los llamados “huacos eróticos”, la increíble cerámica que tanto asombra a los expertos, son el mejor testimonio acerca de la intimidad de los antiguos peruanos . Son evidencias arqueológicas que nos permiten conocer mejor ese pasado que muchos se obstinan en negar o reconocer . Por esta razón, el autor nos remite a estas fuentes y al arte erótico, ya que hasta ahora nadie ha encontrado aún evidencia de algún tipo de escritura preincaica, de modo que resulta necesario recurrir a tales elementos para averiguar lo que de orta forma sería imposible .

Por tal motivo, hemos creído conveniente insertar aquí el íntegro de una parte de este ensayo, donde el autor hace unas reflexiones y consideraciones muy interesantes .

3 .3 .1 . Consideraciones “non sanctas”

“Menos citado es el estudio de Terrazas Contreras ( ) que manifiesta que su investigación “tiene el mérito de haber sido el primer trabajo sistemático sobre el particular, en 100 años de arqueología peruana” .

Opina que “la preincaica de la costa norte del Perú… se sumergió en el completo hábito del sexo, plasmando sus más íntimas vivencias, muy lejos de prejuicios y tabúes aún actuales…, que fue precisamente el amor lo que sublima toda actividad vital en el habitante del Perú antiguo”, que el coito anal heterosexual era con fines de evitar la concepción y Cita a Varallanos, quien se refiere a dos máximos quechuas: “Ama Maclla” (no seas afeminado) y “Ama Mapa” (no seas invertido) .

Entre los libros que he consultado resalta el del Obispo del Obispado de San Francisco de Quito “en que se tratan las materias más particulares, tocante a ellos (los indios) para fu buena Administración” que se titula “Itinerario para Parochos de Indios”, en el Tratado X De los Misioneros, Session VIII p: 182, que se ocupa “Del cuidado que debe tener el Ministro Evangélico en quitar a los convertidos algunos vicios y pecados “expresando que El Predicador, y Maestro, que rige las almas de los que fon tiernos en la Fé‚ recién convertidos a Dios, ha de hazer con ellos lo que haze el buen hortelano, efcogiendo los mas fuaves, ni admirandofe, o enojandofe demafiado, porque en un dia no vea trocados en Catones, y Senecas unos Barbaros, ni transformados en Angeles unas bestias…

El primer vicio que ha de quitar es la fodomia, y bestialidad, porque como dizen Antonio de Herrera, hablando de la Ifla Española y de la Ifla de Corro, es muy comun entre aquellos Barbaros . Y Garcilafo Inga dize de los Indios del Perú, que eran muy dados al pecado nefando, y Fray Pedro Martyr, de cada 3 . in Hiftoria Generali Indiarum, cap .62, cuenta, que en la conquifta que hizo Blafco Núñez Balboa en la Provincia de Efcaraguan, halló tan manchada aquella tierra defte vicio, que muchos Indios eftavan veftidos en trage de mugeres, para denotar con el hábito fu torpeza, y fu‚ tanto lo que fe embraveció defto el Capitan, que quarenta deflos, que pudo coger a las manos, los echó a los perros, para que muriellen defpedacados, con admiración y gufto de los dems Indios .

El fegundo vicio, que le ha de arrancar, es la idolatría…

El tercer vicio, y más, dificultofo de arrancar, es la embriaquez… Lo quanto, fe ha de advertir, que les enfenen a veftirfe, y tratar sus carnes con honeftidad. porque aunque la defnudez total no es intrinfecamente mala (como dize Santo Thomas)…

Americo Vefpufio dixo en la relacion que hizo de fu primera navegacion a las Indias, que entre efta gente bárbara la defundez total no era viciofa, porque no era provocativa a luxutia, pero como no fabia el interior de los coracones, no haze mucha fee fu dicho, cubriendo fus carnes con hojas de higuera luego que pecaron; y afii dize San Agustin: Si nihil in libidine illa ineffer pudendum .

Tambien es abufo comun entre los Indios, y que fe deve atajar, que las mugeres no eftima la virginidad ante nuptias, que en todas las Naciones del mundo fe refpeta y honra, mas antes la tienen por afrenta, y fe tien‚ por tan defdichadas, que ninguno las ha apetecido, como de los Indios del Peru lo dize Acofta… y affi las donzellas antes de cafarfe, llamaran al primero que toparan, para que las corrompieffe; costumbre infernal . .. Defta coftumbre de la Gentilidad ha quedado hafta aora el abufo que tienen los Indios, de que no fe han de cafar menos que teniendo primero por algunos mefes trato malo con la que ha de deler fu muger, para faber por experiencia fi es a propofito para el matrimonio: eftas y otras coftumbres comunes entre Indios fe deven arrancar poco a poco, para que eche hondas raizes en fus coracones la Fé limpia, de los abufos abominables de la Gentilidad, pero el zelofo Miniftro del Evangelio fevaya co mucho tiento, no lo ha de querer acabar todo en un día; que fer echar a perder la cofecha, y dar con todo el edificio en tierra… Algo fe ha de diffimular, y paffar en filencio, .haciendofe diferentamente defentendidos en las faltas de gente tan barbara, que no es poffible menos de que tengan muchas, porque con el ufo de muchos años, y con el exemplo de tantos convirtieron en naturaleza el vicio; que afi lo hazia San Aguftin, con gente de mas capacidad, y Chriftianos mas firmes que eftos indios” .(16)

Print Friendly, PDF & Email

One Comment

  • · Edit

    Hola muy interesante lo que corresponde a las representaciones gráficas sobre las ideas y prácticas sobre la sexualidad y el erotismo en el área del Perú. En México existen diversos invetigadores que abordan este tema en mesoamerica como Noemí Quezada. Valga comentar que existen algunas similitudes y muchas diferencias entre ambas regiones.

    Un gusto leer este texto.

    René

    Reply

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Translate »
A %d blogueros les gusta esto: