Nuevos hallazgos en Caral: Significado simbólico sobre cambio climático

Relieve escultórico, de hace 3800 años, muestra un “sapo humanizado” y una cabeza antropomorfa

La doctora Ruth Shady Solís, directora de la Zona Arqueológica Caral (ZAC), Unidad Ejecutora 003 del Ministerio de Cultura, anunció el hallazgo de nuevos relieves escultóricos, ubicados en uno de los edificios públicos ceremoniales de Vichama, la antigua Ciudad Agropesquera de Végueta, provincia de Huaura, Lima.

Uno de los relieves descubiertos, que tendría una antigüedad de 3800 años, consiste en un “sapo humanizado” con los brazos extendidos sobre una cabeza antropomorfa, que tiene los ojos cerrados.

Según la interpretación de la doctora Shady, la escena representaría “El anuncio de la llegada del agua”. El sapo, en la cosmovisión andina, es un ícono relacionado con las lluvias y el agua del río, imprescindibles para la agricultura. La imagen de la cabeza humana, representaría al ser humano que esperaba el agua para darle continuidad a la vida.

El relieve fue hallado en la antesala que conducía a un Salón Ceremonial del Edificio De los Depósitos (Sector K) desde donde se dominan los campos de cultivo del valle de Huaura. Ese edificio, con un área máxima de 874 metros cuadrados, fue remodelado continuamente. A lo largo de su uso, le edificaron hornacinas escalonadas, una plaza circular hundida, frisos escultóricos y le colocaron ofrendas.

En la misma área destaca otro relieve escultórico, compuesto por cuatro cabezas humanas, con los ojos cerrados, y dos serpientes que se desplazan entre ellas, hacia una cabeza que representaría una semilla antropomorfizada, con la boca abierta y raíces hincadas en la tierra.

Los relieves escultóricos de Vichama han sido vinculados con un período de escasez y hambruna por el que habrían atravesado sus habitantes. Serían representaciones para la memoria del colectivo social sobre las dificultades enfrentadas por el cambio climático y la escasez del agua y de los alimentos. El recordatorio de un evento que no debía ser olvidado, y ante el cual siempre había que estar preparados.

En el marco de las celebraciones culturales por el 12º aniversario del inicio de la puesta en valor de Vichama, la doctora Shady expuso los logros alcanzados en las actividades de investigación, conservación y difusión de la historia recuperada. Trabajos que se vienen haciendo en equipo, y con responsabilidad social.

ANIVERSARIO DE VICHAMA

Los actos festivos, que son de ingreso libre, se realizarán los días viernes 23 y sábado 24 de agosto. El viernes a partir de las 6:00 p.m. se efectuará la escenificación del Mito de Vichama, con la participación de escolares de la región y, a continuación, la ceremonia andina del Pago a la Pachamama. El sábado desde las 10:00 a.m. será la presentación oficial del sitio y el festival artístico, que incluirá diversas danzas tradicionales, entre ellas las de Tijeras y otras amazónicas. Además, se podrá degustar la gastronomía y adquirir artesanía local.

DATOS SOBRE VICHAMA

El centro urbano de Vichama fue construido sobre una terraza y laderas del cerro Halconcillo, a un kilómetro y medio del litoral y a 75 metros sobre el nivel del mar, por encima de los campos agrícolas que se extienden a lo largo y ancho de la sección inferior, margen derecha, del río Huaura, distrito de Végueta, provincia de Huaura, región Lima.

El asentamiento arqueológico tiene una extensión de 25 hectáreas. Entre los 3800 y 3500 años antes del presente construyeron 22 conjuntos arquitectónicos, con edificios públicos, plazas de reunión y sectores domésticos.

En estos últimos años se han logrado importantes avances en el conocimiento de la sociedad que construyó y ocupó Vichama. Entre los hallazgos destacan los relieves de personajes antropomorfos con los estómagos vacíos, unos ya fallecidos y otros en una danza ritual. También es significativa la representación de un sapo humanizado en el Salón Ceremonial del nuevo edificio construido, con fachada hacia el Este, de donde proviene el agua. Asimismo, destacan otros diseños murales relacionados con la llegada del agua

Conoce Vichama participando en el programa de difusión cultural: “Viajes Educativos”, que organiza la Zona Arqueológica Caral. Infórmate más llamando a los siguientes números telefónicos: 205-2517 / 955-881-340, o escribiendo un correo a: viajeseducativos@zonacaral.gob.pe.

Ruth Shady, “Vichama y el cambio climático”Nuevo hallazgo en el sitio arqueológico Vichama complementa la historia del cambio climático que habrían sufrido los habitantes de esa época. Se trata de un relieve de 3,800 años de antigüedad. Cuando hacíamos excavaciones en sitios arqueológicos como Áspero, en el litoral, y otros en el valle de Supe, como la Ciudad Sagrada de Caral y Miraya, nos dimos cuenta de que había evidencias de superposiciones de estratos provenientes de aluviones y, sobre estos, capas de arena como señales de sequías. Entonces acudimos a expertos en cambio climático de la Universidad de Florida porque queríamos entender los cambios que se habían dado a través del tiempo, no solamente en Caral, sino en varios asentamientos de ese periodo. Empezamos a trabajar con un equipo multidisciplinario y a obtener fechados radiocarbónicos. Detectamos que se había producido un cambio
climático hacia 1950 a. C., y que se fue intensificando. Fue como un proceso
que se habría iniciado con sismos, se
guidos por el calentamiento y deshie
los, y continuado por una prolongada
sequía, que afectó a la continuidad de
la ocupación en Caral y otros centros
urbanos en el valle de Supe. Sobre la base de estas evidencias, empezamos a entender los frisos que se fueron hallando en las excavaciones en Vichama. En el salón ceremonial del edificio principal de la mitad baja, en 34 frisos, los antiguos pobladores representaron seres humanos muertos que estaban con los estómagos vacíos entre dos esqueletos. También con el estómago vacío pero entre pescados, se veía a jóvenes en una danza ritual, de pie, de cabeza y de frente. Entonces, con los datos científicos, hicimos las interpretaciones. Ellos dejaron en esos frisos un mensaje para que la gente no se olvidara de los efectos que tuvo el cambio climático. En esa danza ritual, los más jóvenes son representa- dos entre pescados, porque Vichama está cerca del mar; en cambio Caral está más lejos. Esto nos dice que el recurso marino los ayudó a mitigar —en cierta medida— los efectos del cambio climático. Asimismo, se han encontrado representaciones en relieve de seres muertos con la boca abierta; el año pasado se encontraron frisos en otro de los edificios, también muy interesantes: dos serpientes que avanzan entre cabezas de seres muertos, que están con los ojos cerrados, y se orientan hacia una cabeza que está en la parte baja, que representaría una semilla agrícola con la boca abierta esperando la llegada del agua. La semilla muestra tentáculos
o raíces para penetrar en la tierra. En la cosmovisión andina las serpientes fueron asociadas al agua
de los ríos y el mensaje habría sido que estaba por llegar el agua. Posteriormente, renovaron la construcción con otro recinto donde representaron
en relieve un sapo humanizado, como avisando, también, la llegada del agua. Se trata de toda una simbología vinculada con el cambio climático, los efectos dramáticos que tuvo en los seres humanos y cómo, de algún modo, el recurso marino ayudó a mitigar sus efectos. Vichama es un sitio muy emblemático del periodo de crisis y colapso de la civilización Caral y su significado es importante para que la sociedad tenga conocimiento
de las implicancias que tuvo el cambio climático.
Es importante precisar que durante la misma época se produjeron sequías que asolaron el norte de Mesopotamia y forzaron el abandono de las ciudades, tal como ocurrió en Caral. En la actualidad, los especialistas en clima ya están informando que los nevados en el terri- torio altoandino están desapareciendo en más del 40 % ¿De dónde va a venir el agua en el futuro? El cambio climático es un fenómeno natural, que se repite periódicamente y que ha tenido y tendrá efectos en nuestro planeta. ¿Cuántas generaciones serán perjudicadas, cuando esa sequía puede durar hasta 130 años? Entonces hay que reflexionar para promover acciones que mitiguen sus efectos, y creo que ese es el valor que tiene el asentamiento de Vichama.Fuente: Andina, El Comercio

image_pdfimage_print

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: