Los escenarios del Inti Raymi en el Cusco

En la actualidad, el Inti Raymi es una imponente ceremonia solemne en rituales y llamativa por la participación de más de 700 actores que intervienen en la escenificación con devoción e indumentaria vistosa que se desarrolla en sus tres escenarios habituales: Qorikancha, Plaza de Armas y Sacsayhuamán.

Esta majestuosa fiesta constituye un acto que atrae a multitudes de diversas nacionalidades y se celebra el 24 de junio, fecha central de las fiestas jubilares del Cusco. Tiene tres escenarios naturales:

Templo del Qorikancha

En un lugar privilegiado de la capital cusqueña, concebido bajo la forma de un puma —una de sus divinidades tutelares—, el inca mandó a construir el Qorikancha, un fastuoso templo consagrado a reverenciar al Sol.

Los incas denominaban apu P’unchao o apu Inti al dios Sol, en cuyo honor fue consagrada la imponente fiesta del Inti Raymi.

El Qorikancha (Cerco de Oro) simboliza la fusión de las culturas Inca e hispana. En las bases de lo que fue el templo del Sol de los antiguos peruanos se levantaron la iglesia y el convento de Santo Domingo.

Sin duda, se trata de una muestra viviente de la convivencia del pasado autóctono con la arquitectura europea. Fue construido con piedras finamente labradas y sus muros estaban cubiertos de láminas de oro y plata.

Plaza de Armas

Durante el incanato, en esta inmensa plaza (el antiguo Auqaypata o Plaza del Guerrero) se desarrollaba íntegramente la ceremonia, en medio del gran ushnu o plataforma ceremonial.

Parque arqueológico Sacsayhuamán

Sacsayhuamán se deriva de los términos quechuas “saqsay” y “waman”, que traducidos al español significan “sáciate halcón”). Este impresionante centro arqueológico se encuentra a 3,555 metros sobre el nivel del mar, a un kilómetro del barrio inca de Qolqanpata.

 

En la explanada se desarrolla la ceremonia central, que empieza con el emplazamiento ceremonial; le sigue la presentación del informe de los cuatro suyos o regiones (Collasuyo, Contisuyo, Antisuyo y Chinchaysuyo).

Después vendrán los ritos de la chicha, del fuego sagrado, el sacrificio de la llama (camélido andino) y augurios, y del sankhu (pan sagrado). El Q’ochurikuy (estallido de exaltación popular) pone el punto final a la escenificación.

Fuente: Andina

 

 

image_pdfimage_print

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: